Píos deseos

Le pido a la Navidad, al Año Nuevo, a los Reyes Magos, que mi espíritu no caiga en el estupor y la melancolía. Cito a Lucrecio :
“La razón se perturba en las dolencias / del cuerpo muchas veces; se apodera/ del alma la demencia y el delirio; / y a veces un letargo profundísimo / la hunde en un sopor alto y eterno”.
Le pido a la Navidad y al 2020 y a los Reyes que me eviten ese “aeternumque soporem”, letargo o sopor o aturdimiento eterno, que no se ensañe ni enseñoree conmigo la tristeza, e, imperecedero y gozoso, vuele en Arte, Sensaciones, y Amor.
Y salud, salud, salud. Que ya van dos infartos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s