El filósofo

Photo by Pixabay on Pexels.com

Se encerró en su gabinete

pensando en la inmutabilidad del ser,

pero sonó un sutil pedete

y -despistado- sus ideas cesaron de coser.

!No distraigáis al filósofo!

!No lo perturbéis con vuestro careto gallofo!

Oh siglo veinte y uno,

caballuno, chotuno, cabruno

con seso y alma entre tuno y vacuno.

Solo das miasmas como materia al filósofo,

ritmo penoso de cinematógrafo

y un público recién salido del zoológico.

Su mente mutó en esquizofrénico espasmódico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s