Variaciones a un poema de Bishop

Photo by Tima Miroshnichenko on Pexels.com

Perdiste el reloj de tu padre, la letra de las

canciones, mujeres que no amaste de veras, no, no es muy difícil

dominar el arte de perder. Perdiste la memoria,

la razón como un guisante peludo en el prado,

las llaves pequeñas en la boca dentada de una luciérnaga.

Las horas que se malgastan frente al televisor.

La soledad que se irrita frente al libro.

Perdiste la voz de Marta como monda podrida de naranja en el suelo.

Perdiste ciudades, casas, amigos, ropa,

dinero, abstracciones, deseo, honor,

oasis, infiernos, sueños, botellas, pastillas

dentro de los sofás, vientos que azotaban helados

la cara, tus bicicletas, tu acné, el murmullo del agua

al hablarnos de cerca.

La vida es un océano encrespado de pérdidas.

Parece difícil dominar el arte de perder

pero es fácil como una amnesia por golpiza.

Toda verdura atropella una contracara de hedor.

Cualquier idea flota en la oscuridad.

Quédate con la suavidad lenta, silenciosa, de la hoja, y acepta y olvida.

Desprecia lo que poseíste; vivir es una acumulación de límites.

Espera la dulce muerte dentro de este oscuro mundo.

Anhela esa hora y esa ganancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s