Que nunca pase nada

Photo by eberhard grossgasteiger on Pexels.com

Anhelaba ser redondo y tranquilo,

esa justa tosquedad de espíritu, no en vano

se reforzaba así su creencia de saberse el más

solitario, el más -sin vida- ilimitado.

Contemplar anchamente un día de nubes tímidas,

embobarse con las filigranas doradas y helicoidales

del humo del cigarrillo, ver nevar -sobre todo-

sentado en la galería acristalada junto a la iglesia,

y no pensar, no vivir, no enamorarse, no saber,

no pleitear, no leer, no sentir, no escribir.

Alimentarme, como Epicuro, solo a base

de pan y queso, carecer de habla,

no abrir la luz en busca de ciencia,

no confiar ni en el sí ni el no, intimar con la Luna,

no amar ni místico lujo ni supersticiosa pobreza,

siempre sin amigos, siempre dentro de casa.

Cesar, aniquilarte, desvanecerte, olvidarse,

sin deseo ni sueño de eso mismo,

y acabar como un alto monstre sacré

cuyos hechos, ritmo, ideas y sentimientos

corren (nada pasa) al compás de una piara de rosadas

ratas entre tu sabio y radiante dormitorio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s