La ministra Irene Montero (y alegrándome por su recuperación)

closeup photo of person s face covered with plastic pack
Photo by Engin Akyurt on Pexels.com

¿Irene?, esa mera adoración idiota del populismo más rancio, de la inmensa mediocridad no asumida, un abuso descacharrante del borreguismo, una entelequia gastada y acartonada de eslóganes y píldoras de eslóganes burdos, un abuso terco y latoso de la memez forrada de bobería, un canto de flautines toscos y tambores dogmáticos, una vociferante tertuliana de tele cutre. Sus ideas (?) son gominolas o chuches, ocurrencias sin sustancia, atrevidas y astronómicamente ignorantes. Desgraciadamente a mucha gente le gusta vivir engolosinada en la cutrez (ella, en lo material, no) y en la pobreza mental. Les gusta esa estética de desierto para no pensar y golpear a lo bobo, darle a la cucaña sin sentido. Tocar trompetas de juguete y plástico. Ser un eco o ventrílocuo de la gilipollez. Irene Montero, como que no sabe tocar el violín, toca la pandereta.
Uno se cansa de tantas bagatelas, fruslerías y nadería cerebral. Para nuestra desdicha esta señora es una apología de las más clamorosas limitaciones y, paradojalmente, todos sus méritos y éxitos no van más allá de la alcoba. Aviados estamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s