Minima moralia

Photo by Maria Orlova on Pexels.com

(1) ESTOBEO, III, 42, 10

De Plutarco, de su obra [Sobre el] calumniar

Hipias dice que la calumnia es algo terrible, llamándola así “diabolía”, porque en las leyes no hay prescrito ningún castigo contra los calumniadores, como lo hay para los ladrones.

(2) ESTOBEO, III, 20, 10

De Plutarco, de su obra “Sobre la ira”

Cuantas cosas hacen los hombres debidas a la ira, por necesidad son ciegas, irracionales y están completamente equivocadas. Pues no es posible usar la razón cuando se está airado, y lo que se hace sin emplear la razón es todo ignorante y torcido. Por lo tanto es preciso hacer de la razón nuestra guía y emprender de este modo nuestras actuaciones en la vida, avanzando a través de los ataques de ira siempre que se produzcan y sorteándolos como los pilotos sortean las olas que se lanzan en su contra. Pues es causa de miedo no menor que, cuando las olas avanzan de ira frente a frente, uno mismo y toda su casa sea destrozado y naufrague , si no ha navegado a través de ellas diestramente. Y ello no es posible si no es con diligencia y entrenamiento; de lo contrario el hombre es totalmente destruido.

(3) Harrison Thus en “The Description of England”,1857, habla:

(i) de la Divinity School de Oxford (ii)) la capilla del King´s College de Cambridge, y, (iii) de la capilla de de Enrique VII en Westminster, como “the three more notable piles within the compass of Europe “

Evelyn (Diary, 59) considera que la escalera de las Tullerías es “as bold and noble a piece of architecture as any in Europe of any kind”

En España gozamos de “vieux maîtres” (y jóvenes) en literatura y arte, maltratados como si la cumbre de su grandeza nos provocara rechazo. Debieramos ser menos envidiosos y más chovinistas. Protejamos esos edificios de las incurias del tiempo; alabemos,como Molière hizo con el pintor Mignard, lo propio:

Le chef-d´ouvre fameux de ses riches présents.

Cet éclatant morceau de savante peinture

(4) La novela de autoficción tiene un tufo a gabinete ginecológico que corta el apetito, una falta de sencillez, modestia y humor en el estilo, y con a menudo una escritura tan tosca, que semeja el disparo de un tanque.

(5) John Ruskin escribió en Praeterita “Una peña semicircular de más de sesenta metros de altura, compuesta de grandes terrazas horizontales cortadas a pico, y atravesadas por hileras de pinos que crecen en los salientes, viene a cerrar por el oeste el valle de Vallorbe. Una cadena de montañas más elevada y cubierta de bosques forma una especie de barrera alrededor de esa peña, que se abre solamente para dar paso al río Orbe, cuyo nacimiento está a sus pies. Sus aguas, cristalinas, avanzan al principio con una majestuosa tranquilidad sobre un lecho tapizado de un maravilloso musgo verde(Fontinalis antypiretica), mas enseguida, al desembocar en una pendiente de aguas rápidas, el curso de la corriente estalla en espuma al chocar contra las rocas que ocupan la mitad del lecho, mientras que el agua de las orillas, menos agitada, fluye siempre sobre la tierra verde y hace resaltar el blancor en el centro del río; también se oculta a la vista, al seguir el curso de un valle profundo cubierto de pinos, cuyo tono oscuro se acentúa aún más debido al verde intenso de las hayas que se encuentran diseminadas entre ellos”

Asocio en mis imaginaciones la opuesta lógica al pasaje de Ruskin, un cita de Ulrico de Estrasburgo en “De Pulchro”: “Imperfectio vel absoluta est, scilicet cum deficit rei aliquid sibi naturalium, ut corrupta et immunda sunt turpia, vel est comparata scilicet cum deerit rei pulchritudo alicuius nobilioris cui ipsum comparatur, precipue si nititur illud imitari”, es decir, “La fealdad puede ser de dos tipos: absoluta, cuando el objeto carece de algo que le corresponde por su naturaleza (y así son feas las cosas corruptas o impuras); o relativa, cuando carece de las cosas más sublimes, a las cuales se compara, principalmente si aspira a reflejarlas”

El insigne periodista Sr. De Crusset, según el principio de no contradicción, no puede ser a la vez “Fontinalis antypiretica” e “ut corrupta”…supongo.

(6) CONTRA EL PAPA

El Papa usa piercings, y escritores y pensadores acuden con él a tatuarse.

Se puede caer en picado por biografía destemplada, pero este Papa…

Una vez descorchado el champán, leído al Cardenal de Retz, tomado el sol

en el hotel Crillon, usufructuado cuerpos exquisitos, almas delicadas, llevado pajaritas

impecables, ponderado los nefastos y luciferinos mamotretos indigestos marxistas,

ponderado la altura de las mentes, piensas, ¿pero este señor, de qué tugurio sórdido

salió, de qué pésimamente decorado local de alterne, de qué cochambroso y grasiento garaje de lavacoches industrial? Y solo quieres ya que tu doméstica te avise a la hora del

crepúsculo para poder ver solitario el atardecer.

¿Es hora ya Teresa? Trae también los prismáticos y llama a Mishibú para que me acompañe. No te olvides de la copa; hoy algo cargadita. Las homilías claman al cielo.

El Papa usa playeras, nariz de payaso y se pinta los mofletes como una drag-queen.

El Papa se viste con tutús y toca la guitarra en la liturgia.

El crepúsculo, sí, es un placer de cuidados suaves como piel de ardilla, o un mar de

lobos y una chatarra dulce y hermosa de astrolabios, es un tratado de quietud que se

agavilla en el matrimonio de la luz con el sueño, un lejano país ateniense en rojo y en

loor de fiestas báquicas.El mar es un trabalenguas púrpura cuyo letargo balbucea sobre

la maleza, un valle rosa, la verdura verde y el bosque húmedo, y lo coronan las hiedras

vivas de cualquier llama ardiendo. Ardimiento y hule de fuego de la Vida.Solo quiero

ver el crepúsculo desde mi terraza cálida, ¡Sacadme de mi vista a ese fantoche

trapisonda! ¡Sacadme a ese mandril purpurado por Belcebú!

Porque el Papa es un bonachón lelo peronista. Un pobrista capcioso. Un fraile de bisutería.

El Papa enturbia los mágicos cristales de mi sueño, con su Orden que no expresa un llamado a la Belleza

y lo Alto, al crecimiento de la savia por los verdes tallos, a la mecha azul de cometas

ígneos, a la Libertad y al Conocimiento, al brío de los pumas entrevistos en la selva a la

luz – tierna y mimosa- de la luna. De la luna del Gran Sí.

El Papa es un auriga de pataspeludas sin los labios de las Aves Marías,

y se pone pósits de autoayuda en la puerta

de su cuarto para saber cómo dirigir el mundo.

El Papa más y más se empecina en ejecutar

fruslerías, en emborronar teologías zarrapastrosas. Teologías de bocazas sin estudio ni

tradición.Mi copa transpira debido al hielo y al paso del tiempo.

De noche casi ya, o casi ya todavía.

Suspiro solemne ante un mundo feo, estúpido e inane, romo, bajo y cutre, cuyos amos

son la caterva y el empresario hortera, y el ingeniero orangutanesco, un mundo zafio y

desposeído de elegancia, de matiz y opinión rosa u oro, de credo celeste, un mundo sin

el don de absorber la perfección. Me ilumino de un Dios inmenso que distribuye Belleza

y Orden como distribuyen música los planetas al rodar. Me ilumino de ondas de peral

que reverberan desde el Uno hasta, por emanación, llegar al insecto bulboso que

muerde al lirio o la gusanera que traga savia bajo la tierra húmeda.Gusanos e insectos

mejores que este Papa hereje y anormal, populista y con dodotis.

El Papa que se pone AC/DC en los auriculares para dormir.

El Papa que ve fútbol y saliva con sus goles.

El Gran Bostezo, el Gran Chirrido, la Osamenta de Piedra Resonante Estéril, o la nueva

plaga o el nuevo trigo o el pop-corn general y consuetudinario, o el pienso Royal Canin

que se deglute no sé si con irreflexivo orgullo.

Nadie sabe ya vivir. Los obtusos se jactan de sus limitadas entendederas. El público

aplaude complacido. Nadie sabe ser uno, grande y libre. ¿No escuchan la súbita

pudrición por esta dentadura cariada del Gran Bostezo?Solo deseo contemplar mi

crepúsculo desde la balaustrada.

El Papa escribe como con un descosido borderline con sus dedos gordezuelos.

El Papa es un canalla hipócrita que deglute donuts y polillas.

Teresa, querida, mañana, sobre todo, no te olvides de avisarme del venidero crepúsculo.

No te olvides de cada uno de los crepúsculos de los años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s