De: Diaro de un aldeano

Photo by Jou00e3o Gustavo Rezende on Pexels.com

(i) “Nacemos solos y morimos solos, y en el paréntesis la soledad es tan grande que necesitamos compartir la vida para olvidarla” Erich Fromm

(ii) Deberíamos -arduamente cuesta- evitar tutores del alma y la psique, desde los algoritmos hasta aquel conocido eslogan de El Corte Inglés “Especialistas en ti”. Debieramos o deberíamos ejercitar el propio discernimiento en aquello que más nos concierne. La obediencia o escucha (ob-audire) a libros o personas sapienciales , tan provechosa y útil, nada tiene que ver con la desobediencia o renuncia a nuestra responsabilidad profunda.

Emerson, en un pasaje memorable de “Confía en ti mismo”, lo expresa de modo paraigual, y con un eco reverberante, zigzagueante, tan soberbio como pasmoso.

“Nada es sagrado, excepto la integridad de nuestra alma, de nuestras ideas. Recuerdo una respuesta que, muy joven aún, tuve que dar a un consejero eminente que solía importunarme con las viejas doctrinas de la Iglesia. Al decirle: “¿Qué me importa a mí la santidad de esas tradiciones si vivo una vida completamente interior?”, me contestó: “Pero esos impulsos pueden venir de abajo y no de arriba”. A lo que yo le repliqué: “No me parece que sea así; pero si soy hijo del Diablo, viviré del Diablo”. Para mí no hay ley más sagrada que la de mi propia naturaleza”.

(iii) ¿La poesía de Marwan? “Una confitura sublimada, que con una cucharada incendia la imaginación y la inteligencia, y hace de repente surgir y desaparecer mundos, hadas, pueblos, almas, ciudades entre vapores de púrpura y nubes de oro licuado”

(iv) Cuando me despidieron de la enseñanza por pederasta, salpiqué con mi llanto el rostro de mi patrón, y solté “Presunto mis excusas a esa lágrima”.

Para JGB.

(v) La pálida falena de los Papa Borgia de esbelta figura y pose diamantina es superior a la caterva ignara y sin perfumar de los asientos de la extrema izquierda.

Mis papás, señores míos, vendían porcelana. Ellos son platos llanos.

(vi) El 2CV, el be-bop, la heroína, los sótanos ahumados, Público.es, las Towanda Rebels,los indigestos tostones ecologistas, las axilas de mujeres sin lustre…Prefiero ir en Aston Martin, descorchar botellas de Cristal Roederer en la terraza del hotel Crillon, leer a Foxá o Sánchez Mazas o rascarme con parsimonia los pliegues del estómago.

(vii) Militante contra la mediocridad y sequedad de mi época, así como consciente de la mía, decido convertirme en un ávido escuchador de mi imperialismo solipsista, de mi autismo cesáreo,y plagiar el epitafio de Dorothy Parker: “Perdonen por el polvo”.

(viii) Escritores como esquiando fuera de pista, os adoro, escritores que aguijonean la rabia del corazón de los filisteos, célibes que se alejan de las perversiones de los parques suburbanos dominicales llenos de familias Profidén, escritores que los críticos tontos se empecinan en declarar que no hacen literatura (¿harán acaso ciruelas, mostaza, pimientos, hinojo?), escritores con trato íntimo con cientos de “everyone who was anyone”, escritores con trato íntimo con alpargateros y porqueros tan lejos de los platós hollywoodienses, lisérgicos, mediáticos, pelmas, narcisos, neurasténicos, discretos, anfetamínicos, vendedores de marranadas, heterodoxos todos y siempre, os adoro, y os susurro con voz cómplice y hermana los versos duros y heresiarcas de Plath: “Mujer araña, tramo espejos / en los que me reflejo / y que solo expresan sangre. / ¡Probadla, roja, tintada en negro!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s