Lunático

Photo by Alex Andrews on Pexels.com

Recuerdo a un amor de juventud

imposible como el álgebra

en la mente de un síndrome de Down.

Yo era el mongólico y él la cima

de un paraíso de misterios y piscinas.

Era todo como entrar en un invierno

con las manos muy sucias,

era como una tumba abierta

expuesta al helado cierzo.

Pero no maduré tras tanta cuáquera penitenciaría.

Del desamor no quedó algo agrario y sabio

como la poesía de Robert Frost, ni justo o noble

como los poemas de Robert Lowell.

Quedó un teclear breve, nervioso, en sordina,

un eco de campana de aldea lejana,

que hoy, con luna llena y lobos aullando excitados,

oigo como un sonido terso de ultratumba,

música de sangre con vidrios

flotando en las cámaras fúnebres

y alunadas del cielo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s