Poeta de pueblo

Era un tipo raro.
Todo el día encerrado leyendo y escribiendo
como un puerco en la corte,
no entiendo cómo no se suicidió
igual que el primo aquel de Ánxel.
Hablaba solo en el bar
yo creo que latín
se lavaba poco
bebía mucho
no era ni de aquí ni de allá
muy suyo
no mal tipo
algo locuelo a qué negarlo.
No lo vi nunca con ninguna mujer
ni amistando con humanos
diríase sus amigos los raposos y las lechuzas
y esos anillos y bufandas extravagantes que se ponía a veces
le daban un aire de dandy sodomita o bohemio.
Los críos del pueblo lo querían mucho.
Era un sabio, gordete, bonancible, y Dios, la de páginas
y páginas que habrá leído.
Más que vivir en una casa vivía dentro de una biblioteca.
Y nosotros solo somos pobres labriegos casi analfabetos.
¿Nos quiso?
¿Crees realmente que nos quiso?
¿Advirtió nuestra vecindad?
¿Crees que en su quimera lunática
escribió o pensó unas líneas sobre nosotros?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s