Me gusta la fruta verde

Photo by Valeria Boltneva on Pexels.com

Me gusta morderte las ancas con sabor a amarilla cebada.

Chupar el rosario troyano y frailuno de tu coño.

Lamer las mandarinas soleadas, saltarinas de tus pezones.

Oler el olor a tormenta de tu sudor capitalino

y oírte hipar con mi leche cuajada corriéndote por la boca.

Para mí tus piernas son postes de luz.

Tus mofletes una playa de plumas donde haraganear.

El ronroneo de la cerveza burbujeante de tus labios

una luna llena de salivas y salitre en la boca.

Tu nariz ligeramente “retroussé”

es una columna con culto de magnolias caníbales.

Te follaría noche y día con la piel atezada e idólatra.

Te enhebraría traspuesto apretando con furor tu culo.

Quisiera convertirte en mi especialista putita tragasables.

Y no dejé de hablar nunca de amor en este poema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s