La mafia de Hollywood

Photo by Edgar Colomba on Pexels.com

Te pones un negro tacón fino y un escote despampanante

para viajar en el tiempo y acudir a sus fiestas de Halloween

donde las noches son turbias, la luz vudú rojo,

donde los eclipses son obra de brujos y dríades,

y hay tintinear de medias, lenguas de raso y fuego,

y senos grandes que brillan como agujas.

Después vienes con el rímel corrido,

melancólica como una ballena varada en la playa,

criticando la muy llamativa cutrez de los disfraces,

despotricando de productores gagá e incultas actrices jóvenes.

Mi amor, aunque no te consuele ( y conste que te quiero

como un loco que arrastra sus cadenas en un castillo gótico ),

es sabio experimentar quietud y suma ternura,

sentir imperturbabilidad en el espíritu – la griega “ataraxia”-

comprender la corrupción de las naturalezas,

y estar bien atenta a cada una de las palabras que te dirigen

esa cohorte cochambrosa de cabrones hijos de puta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s