El idioma de la noche

Photo by stein egil liland on Pexels.com

Agregaste a tu corazón un país demasiado oscuro.

No amaste suficientemente su poderosa vida.

No besaste su cintura con resplandor de rímel.

Que te acompañen lenguas y huesos y pelos de murciélago,

sin el rumor de sus besos y las caricias de su sueño ¿para qué vivir?

Que fusilen a ese espantajo llamado “Christian”.

No fue el amor y está tu cancerosa soledad.

No fue el amor y está tu solitaria enfermedad.

No fue el amor y están los solitarios astros agotados.

Sin amor, que inventa y arde, cayó tu vida en miel seca y mutilada,

tu alma creció como una dentadura postiza dentro de una jaula de hierro.

Señor Amor, Dios de la Luna, Soplo del Sol, ¿Por qué yo no?

Amor más poderoso que las orquídeas y las ideas de las orquídeas.

Sé que quise. Sé que no pude.Sé que mi barca no reposó sobre su piel desnuda.

Brillante de no amor, fascino solo al Diablo.

Se disipa la niebla y veo ya muy cerca mi tumba.

Nunca debí nacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s