Balada del caballero bibliófilo

                                                      A mi venerado maestro J. M.  A.

Photo by Skylar Kang on Pexels.com

Los alumnos, al señalarme, en la calle profieren

“Ahí va el profesor”. Yo los saludo con un modesto

asentimiento y un toque delicado en mi sombrero.

Ni un crápula ni fascinantemente heterodoxo fui.

Sentí pasión de estudio e inteligencia, pero dar clases

se convirtió en un suplicio (nada saben y también

nunca nada sabrán) Pero, pese al triste no saludo

del officium, airosos mis ojos testimonian y ensueñan:

la sombra de la luna, el provechoso tiempo para

escribir, el evitar a los imbéciles, un incunable

entre los trastos del chamarilero, el encuadernado

en moaré… o el vientre moreno de una veinteañera.

“Ahí va ese señor”, dicen o piensan los niños del

pueblo si observan mi compostura anticuada (niños

que no saben y que se convertirán en padres que no

saben) Pero mi mente divaga imaginando los detallados

requisitos para pintar las curvadas hojas de acanto

que aparecen en los márgenes de los libros medievales,

y paladeo la escritura curial, y comparo a la uncial con la

longobarda, y me impresiona, igual a viento en el monte,

las Chroniques de Iherusalem abréguées de Jean Dreux.

Oh mundo de gañanes en vez de los que de verdad son.

En el silencio del gabinete mi honor es tratar ciencia

en la paz de un tranquilo retiro en vez del ruido terrenal.

Fuera de comercio y nugae, soy un viejo desengañado.

Mi patria es mi biblioteca, un reino de mar y nieve,

donde pasa solitaria la luna, donde no cesa el verano.

La soledad que hablo despunta entre legajos.

La muchedumbre, acicalada y huera, ignora

mi idioma. La multitud blasfema mis costumbres.

Amor amargo de la gente, dulce amor a mi biblioteca.

No doy ya clases. Hastiado me jubilé prematuramente.

Leo y escribo, y sin resignación espero al Hades.

No envilecí mi vida. La niebla mira a lo eterno.

Nuestro siglo no tiene forma…mejor vivir de restos.

No se escucha el aleteo de las alas de la gloria.

Solo espero pronto conversar con los difuntos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s