El cardenal Dalmacio púrpura como su siglo XIII

black and white cemetery christ church

EL CARDENAL DALMACIO PÚRPURA COMO SU SIGLO XIII
De “El fals aristòcrata”

 

No debí estuprar a la ragazza
aunque supiera del sabor a galleta en la punta de su lengua,
del poder de las gemelas bayetas coloradas de sus senos,
de los litorales rosas y sulfurosos de sus labios donde no cabe sino asomarse,
de las invitadas estancias de mar cereal de su pubis y muslos,
de las habitados cabellos limpios y morenos que medran como medusas giróvagas.
No debí; mi teología perdonará la falta; mandaré cada día llenen la olla en su casa; la quencia se pudrirá -eso bien lo sé que por mi mismo fondo- en mi alma.

La Casa de Dios es una figura extrema de bibelots, damascos y delicatessen.
Nos, nos somos meros rateros, subliteratura, crónica negra, y esta indescriptible propensión hacia el Deseo y la Belleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s