O si no nos convertimos en musiquilla de ascensor

assorted books on shelf

Tocqueville hablaba de una higiene saludable mediante Universidades excelentes que sirvieran de contrapeso contra la mayoría comercial e industrial. Tenemos necesidad, hoy más que nunca, de una rememoración sabia de las enseñanzas antiguas, de una contemplación desinteresada por encima del lucro. Los autores antiguos pregonaban una moderación de las necesidades. El horrible Plan Bolonia es una añagaza o celada mercantilista para que esos islotes de resistencia se anulen y desaparezcan. Frente a la verdad teológica del comercio y el dinero que todo lo invade como una metástasis necesitamos la cuña de la verdad clásica. O acabaremos todos sonando como música de ascensor, noqueados como un boxeador pirado o indiscernibles de un programa de la parrilla de Tele 5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s