Vanidad

woman taking selfie outdoor

Acíbar, tedio y hastío no más

es la vida, y fango el mundo.

Queda la página leída al anochecer,

el busto visto en el museo,

la belleza frágil de la hierba,

la leyenda amante de la luna.

 

Pero todo, en el fondo, todo es vanidad, liviandad, cera y humo,

vanidad de vanidades, ciega y rota escarcha helada.

 

En puridad mejor fuera no haber nacido.

 

 

Un comentario sobre “Vanidad

  1. Es difícil trazar la línea que divide a la vanidad de la banalidad. Pues no todo lo vanidoso es banal. Existen esos actos de vanidad que dejan una huella indeleble en la historia y cambian nuestra forma de percibir el mundo. Así como los actos altruistas más desinteresados suelen pasar desapercibidos. ¿Alguien recuerda al inventor de la vacuna contra la polio?

    A final de cuentas lo vanidoso tiene más posibilidades de trascender. Lo que no quita que sea una cagada que, a pesar de los esfuerzos que se hagan, la mayoría de veces tanta vanidad termine siendo una banalidad más.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s