De vita beata

DE VITA BEATA
De “El falso aristócrata”

 

 
Ese tipo no suena a música de ascensor,
ni habla como un boxeador sonado,
no es una hiena atontada con la tecnología,
ni engulle programas basura de la parrilla televisiva.
Los niños, al pasar, dicen de él que es un señor
y se comenta que tiene miles de libros
y que se pasa la noche estudiándolos como un druida.
Viste con paños nobles y curiales
pero desprecia el dinero,
y su espíritu tiene algo de quimera de agua
y algo de densidad de basalto.
A sus perros les habla en latín, griego, alemán y francés.
Estudia, lee y escribe, dice, para dulcemente esperar la muerte.
Su memoria es quieta y silenciosa,
su soledad un alunado museo.
No gusta de deportes, turismo plebeyo ni ingenios electrónicos.
Su patria es el mar y los hermosos gatopardos
y también la escarcha que alfombra el campo como una respuesta.
No, nunca sonó ese tipo como repiqueteo de música de ascensor.
Ese tipo será el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s