Palabras de Clara a su tío Christian

Palabras de Clara a su tío Christian
De “El falso aristócrata”

 

 
El mundo ha mutado, mudado,
como un paisaje tras la granizada.
No es un plumaje sucio de légamo una noche de niebla
ni el sueño turbio de sombras diabólicas.
Y lo que crees panfletos, barbarie, banalidades,
pacotillas, bagatelas, son nuestra nueva religión.
Tu alma se adensó en foscas bibliotecas
y no comprendes nuestros afanes y vagabundeos,
la alegría honda de la liviandad y el olvido.
Regalaste con generosidad una aventura no mía,
cosechaste fracasos y burlas,
conociste el desdén y la tristeza,
envejeciste pero todavía no desmayaste.
Pero tu reloj perdió las horas.
Frente a la barandilla de la playa creciste en soledad.
¿Dónde vivir, sino en los días? La melancolía es
un trapo innoble, un ejemplo de subliteratura.
Mis centellas son rutilantes radiaciones televisivas,
la superficie es mi profundidad,
en lugar de la expresión alambicada prefiero la sinceridad,
mi único esfuerzo (y Dios) es el placer,
la tecnología tornea mi mente a la manera del pizzicato,
mi motor de experiencias es el movimiento perpetuo.
Y no pido perdón al cielo por el impulso
de sangre de potro joven que me empuja.
Creo que la noche y el día no son vetustos libros,
me gusta el alba metálica al salir de la discoteca,
y me disgustan las verduras de la naturaleza,
y, más que a una capilla, mi fe se ciñe al supermercado.
No, querido tío, el futuro no es un país lleno de monstruos
y la nieve brilla en mis manos.
Traduce tú las sátiras de Luciano, príncipe del apocalipsis,
disípate en tu negro laberinto.
Y no te irrites si a mis amigas y a mí
nos chifla más la música de Vodafone
que el pestiño aburrido de Schubert.
Demasiadas veces viviste como un ermitaño:
tus murallas te aislaron.
Yo soy la bárbara de tu sobrina que no puede sino quererte.
Hay que mirar el futuro con optimismo, querido.
Debes ver los bonitos fuegos artificiales
de mastines seráficos corriendo por otros bosques.
Mira, toca, saborea, entiende, soba, palpa,
y huye de una maldita vez del congelado invierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s