Historia

Photo by Pixabay on Pexels.com

En el nuevo -lujoso- salón cinematográfico

las parejas acuosas se estremecen

y hay un crujido de rumor de medias

e imperios dormidos en las cálidas

petit-suisses tras su blusa roja y dulce.

En la pantalla dos actores como el universo

se besan, se acarician, se encabalgan, fuman,

y una niebla tenue, rutilante, los encierra.

La maravillosa chica que está contigo

evita tus manos, labios y tus caricias,

busca con la imaginación la boca

rosácea o púrpura del protagonista.

El hombre debe estar solo.

La maravillosa chica que amas y no te ama

con calidades de noche y ocaso en el trópico

se abandona feliz a la pantalla, a su luz

zodiacal y oxigenada de sueños.

Lo aprendiste pronto: el hombre debe estar solo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s