Inspirado en David Castillo

Photo by Calebe Miranda on Pexels.com

Las dos hermanas gemelas van cogidas de la

mano. Ven a un mendigo justo al bajar la boca

del metro. “¿Qué le pasa, papá?”, pregunta

la más conturbada. “Es un ángel, un ángel rubio

que visita tus noches para cuidarte, o un brujo

que protege a las niñas de los negros aguaceros.

Sus ojos laten profundos porque así dan brillo

a las salamandras y a la Luna, con el pensamiento

es capaz de abrir claros en el bosque y transformar

al pájaro en dragón, al dragón en nube, y volver

otra vez a convertir a la nube en pájaro.

Es un príncipe de los lejanos países de la nieve,

que, en cafés, al salir del metro, escribe libros

y aconseja a los sabios del mundo. Pide monedas

para vivir, es verdad, pero os ofrecerá una rosa

para que nunca olvidéis por qué vivir.

Que no os engañen los ojos:

es el Emperador de los Bombones Tutti Frutti.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s