Derramaba el gin-tonic por su escote y componía extraños arabescos con las volutas del Winston

“¿Con o sin rímel te gustan mis ojos?,

y mis labios ¿sin o con pintalabios?

¿y mis pechos, solos o con nata?

y, depilarme, di, ¿te gustaría?

¿o besarme ahí, en el inaccesible toisón de oro

a través del peircing y las braguitas…?

eso te gustaría, eh, ah, sí que te gustaría,

te gustaría tanto que te morirías de gusto,

y, además, confiésalo, querrías que fuese

tu putita, tu putita a todas horas,

una putita exclusiva que te haría de todo…”

La noche primaveral se asentaba con olor

a bistec y carmín en el vestíbulo de la discoteca.

Hablabas y hablabas, no sé si de tu blusa,

de cerámica, bellas artes o propulsión aeronáutica,

con labios gordezuelos como roja rana hervida,

con bullicio que desordenaba para no disecar,

nimbada de exquisita emoción de ninfa alcohólica;

yo solo imaginaba lo que voluptuosamente urdiría

con tu cuerpo, el fulgor del amor dentro de deseos

no rutinarios, las líneas suaves de tus miembros,

la dulce poma surreal de tu culo, la isla donde

braceas a solas, el rímel bronceado

igual a un maullido gatuno. De veras que junto a ti

no sería factible no engañar más al seguro,

habitar una linda casita vallada en New Hampshire

con pérgola, barbacoa y fox-terrier. Tu lema tatuado:

amor sin peligro es igual a peligro de no amor.

Que la vida sea afable, buena y generosa contigo,

y no te traten mal los híspidos ejércitos de la noche;

gracias por tus palabras prohibidas y majestuosas,

pensamientos que al oírlos acabo de hacer míos

y que el caminante leerá dichoso en mi lápida.

Post Scriptum: «Es una «demoiselle de moyenne vertu»». Esto me recordó a tantos artistas que pintan la lucha entre el amor y la castidad (Pietro Perugino, Sandro Botticelli, etc…) Acudo desde joven a las putas de lujo. No ligo, no lo sé hacer, pago por media hora de amor. Son un encaje de seda de Bruselas, un rico bordado con aplicaciones de oro y plata. Mi amor por ellas es una suerte de «gourmandise».

¡Vivan las putas! Ya no te escondes para ver pornografía o practicar sexo mercenario, sino para escribir un poema. Es más fácil que se burlen de ti porque estás enamorado que por estar excitado. Pero creo que inclusive ponerlos en un antagonismo es equivocado. El sexo sin sentimientos muchas veces no pasa de un ejercicio, de acto repetitivo sin un fin, sin una apuesta. El sexo conejero y cinegético, gimnástico, es una suerte de defección de la Civilización. Solo los sentimientos, más allá del amor o no, pueden hacer que el sexo sea más de lo que es. Ja, ja, no me lo creo ni yo.

Mi paraíso es una ciudad llena de casa de citas, como el París de 1790, donde, según las estimaciones de los historiadores, habían 40000 prostitutas para 600000 habitantes. Condes, obispos, cardenales, burgueses o menestrales se distraen felices. Ahora una democracia que puritana quiere prohibirlas, burr…

Esa solemne frase: educar al pueblo. Con Renan creo que el azar del nacimiento es menor que el azar del escrutinio. La sociedad, con el sufragio, se ha rebajado. La democracia ha ganado la muerte. El pueblo y sus políticos son mucho más terribles ahora que en tiempos de Robespierre.

Photo by Rodolfo Clix on Pexels.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s