Diario

Estoy enfermo y mi vida es mala. Funeral mental, tortura de la mente que solo decrece a ratos, siento la compañía ante mí mismo como la de alguien despreciable, vulgar y tonto. Me acosan recurrentes ideas suicidas. Me resulta casi imposible encontrar en mí un rastro de dulzura, valor o humanidad. Me doy asco.

Impotente en la carne y siervo ante el espíritu, el aire parece espeso, como si fuera un pan mojado y esponjoso. Mi mente se entumece. Un crujido me atraviesa con botas de plomo. De la desesperación brota desesperación. La mente abatida huye de su altar sano o soberano y cae compungida dentro de una flor rota, esquelética y ponzoñosa.

Estoy enfermo y mi vida es mala. Nunca debí nacer. La muerte es mi única imagen dichosa de misericordia. La espero con amor y pasión.

Una respuesta a “Diario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s