Diario de un esquizofrénico VI

Photo by Anna Shvets on Pexels.com

La noble divisa de Rousseau: vitam impendere vero («vida por la verdad») Y ya enseñaba Horacio aquello que «la virtud oculta difiere poco de la oscura holgazanería» (Od. IV, 9, 29) Los políticos chapalean en una ciénaga de mediocridad y gérmenes de lóbrega incompetencia. Renuentes a la verdad y la ciencia, y de invisibles virtudes.

Valga este pareado a estos roedores de la Civilización:

El talento, diligencia y la inteligencia dicen ellos que son.
¿Acaso nos toman por asnos que creen diamante al carbón?

Tartufo y Sancho son los árbitros de la política. Muy exactamente atinó J. Ingenieros: «La política se degrada, corviértese en profesión. En los pueblos sin ideales, los espíritus subalternos medran con torpes intrigas de antecámara. En la bajamar sube lo rahez y se acorchan los traficantes. Toda excelencia desaparece, eclipsada por la domesticidad. Se instaura una moral hostil a la firmeza y propicia al relajamiento. El gobierno va a manos de gentualla. Abájanse los adarves y álzanse los muladares. El lauredal se agosta y los cardizales se multiplican. Los palaciegos se frotan con los malandrines. Progresan funámbulos y volatineros«. ¿No les parece una descripción del estado de la política particular y general de un detalle acertadísimo? Y la grey erige sus proclamas (de diestra o de siniestra) como dogmas infalibles. Somos perezosos para tomar distancia y pensar y, según Voltaire, cualquier clase de pereza es típica de la gente mediocre ¿No les parece una perfecta descripción de algo que se pudiera decir igual si cambiáramos la palabra “política” por “psiquiatra”?

***

La mayoría de psicólogos y psiquiatras son como congénitamente envilecidos y truhanes políticos del montón.

Me considero un esquizofrénico de mérito, no -todavía- de casta abellacada (y ruego se entienda la cruel expresión) Mi cabeza no se ha desorganizado ni desestructurado como la espalda de Ángel Cristo o la prosa de doblones de plástico de Rajoy. No me doblego a lo acomodaticio, como pudiera ser la autocompasión o bien delegar mi tutela y mayoría de edad en médicos y manicomios. No deseo abajarme sin rebelarme, que me domen sin ofrecer resistencia. Me turban algunos temores dado que el Azar gobierna mucho en esta perra vida.

Así que me permito reformular un poema de Ginsberg adaptándola a mi conveniencia:

La guerra es lenguaje
lenguaje ultrajado
por la Psiquiatría
lenguaje usado
como magia negra para dominio del paciente.
El lenguaje de la magia negra
fórmulas, no realidad
esquizofrénico es una palabra con demasiadas letras
usada por magos inferiores
con la falsa fórmula alquímica de transmutar la tierra en oro
duendes perversos operando sobre conjeturas, rutinas…
Zyprexa, Seroquel, Invega, Contención Mecánica…


Tomaré estas palabras oraculares como divisa. No quiero ser una marioneta en manos de psiquiatras (mucho pájaro loco hay entre ellos, y muchos, más de lo que parece, del nivel mental o moral de un político besugo)

«Parece que estoy solo, pero llevo en derredor un mundo de fantasmas» Gastón Baquero. Me habitan castillos de sombra, me acecha la negra sombra, pero no las fórmulas de políticos ni el cuchillo aciago que ponen los médicos cada vez más cerca de mi cuello.

Me emociona. Y lo recuerdo y acaricio: Al cor gentil rempaira sempre Amore (“El Amor siempre volverá al corazón gentil”)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s