Diario de un esquizofrénico 42

Epidamno (citado por Polibio en su «Historia de Roma»), localidad que se encuentra en la actual Durazzo, en la costa Dálmata. O Corcira -citada en la misma obra- que es hoy Corfú, como Apolonia es Vallona, en Albania. Y al Este de Corfú se encuentra la famosa isla de Paxos.

Sr. Christian Sanz, permita que un escritorzuelo vesánico, fracasado y diletante, le diga -subrayando lo obvio-, que usted es el Norte, Sur, Este y Oeste de La Isla de los Locos: «Non vincere semper«.

***

Felipe IV era abúlico y apático, devoto, mujeriego y acaso poeta. A menudo se cansaba de sus validos y del ejercicio de su reinado. Carlos I fue guerrero. Felipe II solo rey. Felipe III y Felipe IV hombres nada más. Carlos II ni hombre siquiera. Carlos III gran hombre.

Froilán, su hermana o bien Harry, son monumentales fracasos educativos. No entienden ni literal ni metafóricamente aquello de “Vive parvo” («Vive con poco») o siquiera el abecedario.

El escudo de Inglaterra está formado por un único campo de gules en que aparecen tres leones pasantes o leopardos de oro, lampasados y armados o uñados de azur.

El escudo de armas de Inglaterra fue introducido por el rey Ricardo I durante la última década del siglo XII, como una versión del ducado de Normandía, cuyo escudo está formado por dos leopardos. Aunque las figuras en ambos blasones eran idénticas, en Inglaterra se pasó a considerarlas como leones.

Harry, más que a leones, simboliza al león Rodolfo de Mari Carmen y sus muñecos. Si ya Diana era una bacaladera insustancial vestida de Gucci, éste parece que no le va a la zaga.

***

Omnium scientiarum princeps Salmantica docet, reza el lema de la Universidad de Salamanca. A los pobres diablos de Froilán, Victoria Federica o Harry (y otros que no cito) les cuadro perfecto el dicho “Quod natura non dat, Salmantica non praestat

***

En la Isla de los Locos donde reino feliz, o en la vida real, estos privilegiados analfabetos de culo dorado no servirían ni de barrenderos o friegaplatos. “S’il y a cent manières d être pour une république, il n’y a qu’une manière d’être pour la monarchie” nos recordó Balzac. La monarquía postmoderna (y también antigua) rebosa de infantes, primos y algún que otro vástago con lamentable espasticidad. En fin. Nada nuevo bajo el sol.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s