De pulchritudo

DE PULCHRITUDO
De “Fuente de Corydon”

 

¡Cómo me gusta la Belleza de los nenes! Escandalosa y desordenada. ¿No es la Belleza un gran desorden? Hablar de pasión por la Belleza es hablar de una meditada pasión por el desorden. La raíz del arte es desorden; los nervios sexuales de la Belleza son arte estético molecularmente gaseoso, cognitivamente fuerte y esclarecidamente sagaz. El desorden pone en la mente vislumbres; la Belleza el deseo de mayor luz. Una extremada energía de Belleza es esa claridad sublime que vemos en el Amor. Y, diría, hay un coeficiente de exactitud o cálculo de estructuras en la Belleza que convierte en cacareo o cacofonía la energía solo científica de la Verdad.

 

Medianoche de la melancolía. Luna llena de finales de Agosto. ¿Dónde obras y seres Bellos?, ¿dónde la sabiduría que hemos perdido con el conocimiento, y el conocimiento que hemos perdido con la información? ¿dónde la Belleza que hemos perdido con la imagen? ¿dónde la verdad desde que advino el nihilismo?¿dónde la letra miniada en lugar de la tosca tecnología?¿o dónde la soberanía del individuo? La voz de Fausto tejida de Homero es mármol pétreo que no se aviva, la irritación de Freud y la exuberancia de Shakespeare un vago sueño, el aire de Velázquez y la flauta de Mozart un aromado café en el enrejado de nadie. Oh tiempos romos y abajados y pueriles. Solo y meditabundo en mi playa maldigo. Y por ello mismo hago de la Belleza una religión del sentimiento, porque Ella es la clave de bóveda para salvarnos. En la inmensa y terrorífica noche total Su vagar errabundo de caracol, Su frente rosácea de estrella, es el símbolo y lo simbolizado, el enigma y la solución al enigma. En las aureolas de diez mil verdes en un centímetro cuadrado de césped se encuentra, en potencia, la salvación del mundo.

 

Son las cinco de la mañana y truena. Apago la luz y escribo a la luz de una vela. Suena el said (se habrá ido la luz) El repiquetear monótono del said es una prueba del corazón de chatarra de esta civilización. La luz de los relámpagos se cuela por las rendijas de la persiana. Sería hermoso y noble morir hoy, hermoso que ahora me decapitara la espada de Tor. Hermoso que la luna esférica temblara de miedo y osadía Bella. Me he sacado las gafas para escribir. Noche total. Silencio total. Cae una tromba de agua que dobla y tumba las flores. He muerto, ladies and gentlemen, he muerto. Les escribe un muerto. La muerte es desorden, la Belleza es desorden, Tor es desorden, los nenes son desorden. Desordenados del mundo, uníos.

 

La lluvia es una glacial apuesta por el desorden; así que no me busquéis en vuestros tugurios de familia feliz, en el reino ordenado de papaíto y mamaíta e hijitos. Soy amante -que conste en la ley moral de los cielos- de Belleza, de las Serpientes de Bronce, de las Serpientes que Une el Amor y Separa el Odio. Soy la Serpiente del Plano Onírico. Quien ama con desmesura la Belleza se acostumbra a vivir mal en el plano real, en el ordenado plano real. En el plano simbólico u onírico se encuentra, empero, a sus anchas. Con nenes como grillos que gimen, con nenes igual que cigarras, con nenes pura mies de luz, con nenes que desordenan al aire. La Belleza desordena in saecula saeculurum. Amén.

 

P.D. ¿Será mañana la Madre de Dios de las Nieves si ayer fue Santa Lidia en la serena noche del año II de Northlilia Bellezza Sherzo antes de nuestra era?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s