Mon frère!

Photo by Wallace Chuck on Pexels.com

Su principal característica inventiva reside en la trivialidad. Soportar sus flagelaciones lingüísticas , galvanizarse con sus castrenses versos, aceptar su literatura, es como aceptar un virus o a un contertulio televisivo tartaja, como encontrarse un huevo podrido en la cesta o un Savonarola en el púlpito, como aceptar los graznidos de un corral en lugar de los murmullos rítmicos del bosque.

Ese poeta persigue la belleza con adoquines, mazas, martillos y palos, su lírica es lo mismo que si hubiera caído una bomba en una fábrica de poesía y millones de versos se hubieran vuelto tullidos y ciegos y locos. Su expresión es traqueteante como un cartílago roto, simple como el pensamiento de un futbolista.

Oh tú, poeta en bancarrota, alado y provinciano, encantador de modistillas y adolescentes con fracaso escolar, tú, ¡mon semblable, mon frère!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s