Adieu

Photo by Julia Kuzenkov on Pexels.com

Me acomodo mi foulard de raso amarillo,

me alimento y mordisqueo las glorietas del cielo,

oigo al mirlo derramar su fresca hilada fresa,

contemplo la iglesia desde mi galería acristalada,

la batalla desde lo alto del valle, lejos del combate,

unto mis manos con dorada agua de rosas,

respiran aurorales mis altos sueños invernales,

tomo mi daiquiri de atardecida, sereno y feliz, y,

tras contemplar este mundo sin cuidados,

estos despojos impíos e indolentes y arbitrarios

de un paisaje de zombis y vidas de subsuelo,

este ejército en la playa de rucios con chancletas

y bronceador, y coca-colas y sombrilla de plástico,

digo a mis estrellas implacables

y a tanta pestilencia alrededor,

a la turbamulta que ocupa las

cámaras de nuestros castillos,

a la cutrez de avaros sandios,

a las hienas que reemplazan a los gatopardos,

a los relajados benditos flameados en Mercadona,

a los durmientes sin esplendor ni ideas,

a la indignidad y torpeza de menor

de edad del populacho, barista y tatuado,

a su villanía orgullosa signando la barbarie,

con mi copa en la mano y el lujo

consciente y púrpura en mi mente,

dirigiéndome a esta tierra sin genio

y a su espíritu de burgueses graves de baja estofa

les digo, alejándome de ese parque temático

de hediondez, bajura, necedad y vulgaridad

adieu, éternellement, adieu à tous…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s